Aquí seguramente la ropita sucia de tu bebé quedaría perfecta! O si prefieres los pañales también quedarían organizaditos.

Cuélgalo de un costado de las barandas de la cuna o de tu mueble cambiador.